🧘‍♀️Kapalabhati

Yo tampoco sabia de que me estaban hablando la primera vez que escuche esta palabra, tal vez sea tu caso o tal vez no... De cualquier forma hoy te comparto lo que aprendí.


En la práctica de yoga se utiliza la respiración como parte fundamental de la enseñanza, torcer el cuerpo sin controlar la respiración es simplemente una torsión, no es yoga, #sorrynotsorry


Con este principio donde podemos ayudar al cuerpo y a la mente a estar más activo, hoy te compartiré una respiración que te ayudará a calentar el cuerpo, subir tu temperatura para que todas las células despierten y estén listas para la acción.


Se llama respiración de fuego o en sánscrito «kapalabhati», donde «kapala» quiere decir cráneo y «bhati» Brillante.


Es una de las técnicas de control de respiración más energéticas y estimulante, también es una técnica de purificación y limpieza ya que se consigue expulsar toxinas y bombear oxígeno en el sistema circulatorio.


Hagamos una ronda. Para esta práctica necesitas estar sentado en una posición cómoda con las piernas cruzadas como chinito y la espalda super derecha. Cierra los ojos y concéntrate en respirar por la nariz.

Relaja los músculos de la cara. Mantén la espalda derecha, los hombros quietos. Inhala profundo, exhala. Permite que tu pancita se llene de aire al inhalar y al exhalar por la nariz, que salga todo el aire. Ahora, hacemos un ejemplo y luego lo hacemos juntos. En la próxima exhalación meto el ombligo y exhalo con fuerza, concentrándose en exhalar como si estuviera estornudando o sacando un frijol de la nariz. No te preocupes por la inhalación, viene sola. Repetimos estos “estornudos” 20 veces por ronda El sonido es algo asi: mmmmm mmmmmm mmmmmm


Empezamos nuestra ronda de respiración de fuego o “kapalabhati”. Te voy a ir marcando el paso con chasquidos.


Inhala profundo, exhala por la nariz, inhala a la mitad, mete el ombligo, exhala. 1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20.

Con esta respiración puedes empezar tu día, haz 3 ciclos de 20 bombeos y cuando termines un ciclo respira normal y empieza de nuevo.


Esto te ayudará a fortalecer los músculos intercostales y aumentar tu capacidad pulmonar. También limpia el sistema respiratorio y elimina el exceso de mucosidad.

Esta práctica puede producir mareo, es normal. Si te empiezas a sentir mal, solo abre poco a poco tus ojos, fija un punto al que mirar y mantén la atención, respira de manera suave y profunda hasta restablecer el ritmo de nuevo.


La respiración de fuego es ideal para hacerla a primera hora del día. No es recomendable para personas que sufren ansiedad.







Sigue comiendo bien, con buenos hábitos y cocinando en casa.



3 vistas